miércoles, 26 de marzo de 2008

LOS JUEGOS MEDIEVALES SOBRE TABLERO EN PIEDRA DE LA CATEDRAL DE TUI (PONTEVEDRA) (II)

Dios quiso que los hombres se divirtiesen con muchos y muchos juegos, pues ellos traen ánimo y disipan preocupaciones” (Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León, en su obra “Libro de Juegos”)

INTRODUCCIÓN

En 1997, publiqué en colaboración con F. J. Costas Goberna, un pequeño libro que con el título “Los juegos de tablero en Galicia: aproximación a los juegos sobre tableros en piedra desde la antigüedad clásica al medievo”, pretendía realizar una pequeña síntesis de este tema, primero desde una perspectiva teórica y geográfica general, para centrarse luego en Galicia y dar a conocer los ejemplos que teníamos de este tipo de juegos tanto al aire libre como en construcciones religiosas. También se aportaba una numerosa bibliografía sobre este peculiar tema, al que recomiendo recurrir al lector que quiera saber más sobre este asunto. Al año siguiente, con motivo de la edición del libro “Reflexiones sobre el arte rupestre prehistórico de Galicia”, que acompañaba la exposición arqueológica “A arte rupestre galega cara ó século XXI”, publicamos el artículo “Tableros de juego en los petroglifos gallegos: de la antigüedad clásica al medievo”. En ambos trabajos se presentaban los tres juegos medievales sobre tablero en piedra localizados en la catedral de Tui (Pontevedra), que conocíamos hasta ese momento. Se trataba de tres modalidades de juegos medievales distintas, las que se pudieron documentar y analizar en relación con otros presentados en el mismo trabajo. Concretamente eran los conocidos como “alquerque de tres”, “alquerque del IX” y “alquerque del XII”. El primero de ellos presentaba cierta variante en relación a los que se conocen con el mismo nombre.

Con motivo de una visita reciente a la catedral de Tui, acompañado de mi buen amigo Rafael Sánchez Bargiela, para ver de nuevo estos interesantes juegos y gracias a las indicaciones de Ramón Fernández Fernández, encargado de la catedral de Tui,, se pudo documentar otro de estos juegos. En esta ocasión era otro “alquerque del IX”, grabado en un descanso de las escaleras que actualmente suben a la torre del triforio de la catedral. Quiso la fortuna que meses más tarde, al ir de nuevo a la catedral para realizar el análisis oportuno, los calcos en papel y el fotografiado final, acompañado esta vez con Ramón Fernández, al visitar el claustro en busca de nuevos grabados, mi acompañante reparó en unas surcos visibles en una bancada y resultó ser otro tablero de “alquerque de IX. También al revisar la bancada norte, donde teníamos documentados dos tableros, pudimos documentar un sencillo grabado, al lado del alquerque del XII, que bien pudiese ser otro juego más o parte de uno que no llegó hasta nosotros entero debido al desgaste de la superficie de el bloque granítico en que se encuentra grabado.

Esto me motivó a retomar este tema y ofrecer los cinco juegos medievales sobre tablero en piedra que tenemos documentados en la actualidad en la catedral de Tui ( no descartando que en fututo se puedan descubrir más), en este primer número de la revista del Instituto de Estudios Tudenses, presentar los paralelismos que tenemos en Galicia de estos tipos de tablero de juego medievales, así como las conclusiones que podemos plantear sobre el tema y analizar las líneas de investigación a realizar en un futuro inmediato, para poder conocer más y mejor este apasionante tema, que nos habla del tiempo de ocio en las sociedades pasadas, de las cuales en la mayoría de las ocasiones, sabemos de ellas, sólo aspectos materiales y específicos, como la demografía y la economía; el arte; los acontecimientos bélicos; etc.,..

La cita que abre este artículo, es una frase recogida del magnífico manuscrito fue encargado hacer por el rey de Castilla y León, Alfonso X el Sabio (1252-1283), bajo el título concreto de “ Juegos diversos de Axedrez, dados y tablas con sus explicaciones”, que es más conocido vulgarmente por el “Libro de Juegos” o “Libro de ajedrez, dados y tablas”. Posee 98 páginas y posee 150 extraordinarias ilustraciones a color. Esta encuadernado en piel de oveja y mide 42 X 30 centímetros. El original se conserva en la Biblioteca del Monasterio de El Escorial, cercano a Madrid . Es una pieza fundamental para saber las reglas de juego que se aplicaban a cada uno de los que describe allí y que hoy día son objeto de estudio. Es curioso hacer notar como en las reproducciones de los diversos juegos, se nos presentan personajes jugando a ellos, en la mayoría de los casos acompañados por otras personas en segundo plano que hacen un papel de “asesores”, pues no hay que olvidar que estos juegos no sólo eran de carácter lúdico sino eran considerados de estrategia y el saber mejor jugar a ellos posibilitaba un mayor desarrollo mental para solucionar situaciones ya no en un tablero de juego, sino en la diplomacia, en las batallas,.. Resaltamos como a medida que la complejidad del juego es mayor, vemos que los personajes reproducidos son de mayor edad y por ello, con mayores poderes de gobierno o similar. También, tenemos que los personajes que los asesoran o ayudan a jugar, son de menor importancia a tenor por su representación. Así tenemos, por ejemplo, que en la reproducción del juego de “Alquerque de seis” (el más sencillo), los jugadores son de poca edad; en el juego de “Aquerque de nueve” (de un nivel intermedio de dificultad), las personas representadas son de una edad mediana; y ya finalmente en el “alquerque de doce”, las personas son de más edad. También vemos cambios en los “asesores”. Si bien en el primer de ellos, no están armados, en los dos segundos si lo están (en el primer caso con lanzas y en el segundo con arco ) y la vestimenta que lucen también cambia: va adquiriendo mayor vistosidad ( por ejemplo, en el “alquerque de doce” tanto los personales que juegan como los que los acompañan, llevan llamativos gorros que en las otras reproducciones no aparecen) a medida que cambia la edad del jugador y con ello, posiblemente, su jerarquía social. Es como estuviéramos asistiendo a la evolución cronológica de un futuro rey o gran titulo nobiliario: desde príncipe en edad infantil; a la juventud; y ya finalmente, en la madurez.

Tengo que dejar constancia aquí, que ya Ernesto Iglesias Almeida, gran investigador tudense y buen amigo, en 1977, en la Revista Tui del Museo Histórico y Archivo Diocesano, en su tomo II, páginas 135-146, en un meritorio trabajo, con el título “Signos Lapidarios en la catedral de Tui, siglos XII y III”, hacia mención a estos grabados, junto a otros de distintas tipologías, significado y función, pero sin profundizar y analizarlos de forma concreta, pues tampoco ese era el objetivo del artículo.
Nota.- En la imagen que ilustra el texto, una página del Libro de los Juegos, en que se ven a dos jugadores con sus respectivos acompañantes o asesores armados, con un tablero de "alquerque de doce"