martes, 4 de marzo de 2008

LOS JUEGOS DE TABLERO ROMANOS DE EMÉRITA E ITÁLICA AUGUSTA (ESPAÑA) (IV)



Sobre los tableros circulares

Encontramos, repartidos por el mundo romano, un amplio número de tableros circulares, junto a otros de cazoletas, “latrunculi”, etc., que nos certifican el uso de este tipo de tablero como “tabula lusoria”.

El Tablero.- Estos tableros van desde la figura más simple formada por una circunferencia con cruz inscrita que divide el diagrama en cuatro partes, pasando por la misma figura con otro círculo menor en su interior, o un diagrama muy representado con cuatro líneas cruzándose en el centro perpendiculares dos a dos, que da como resultado una figura con ocho sectores llegando hasta figuras más complejas como las localizadas en Mérida y en Itálica que pueden presentar pequeños círculos en cada uno de los cuadrantes, cuadrados inscritos en el círculo etc., dando origen a un amplio número de variantes.

Diseminados por los yacimientos romanos encontramos un buen número de “tabulae” circulares, como en la Basílica Julia en Roma (Italia), en Leptis Magna el Norte de Äfrica (Libia), pero es en la península ibérica donde encontramos el mayor número de representaciones conocidas de época romana : En Mérida (Badajoz) tenemos 6 en el teatro romano, 1 en el acceso al anfiteatro y 1 en el foro. En Itálica (Sevilla) el número de representaciones se multiplica, y en nuestra visita hemos registrado 7 en el teatro, 7 en la entrada del anfiteatro, 3 en el cardo y 14 en la calle que baja de la casa de Venus a Cañada Honda y la calle que en este lugar bajaba al teatro.

También, aunque sin contexto arqueológico claro, conocemos este tipo de representaciones en superficies al aire libre en el Noroeste de la península ibérica, donde destaca la del lugar de Cardoçes, en Maia (Portugal) dónde tenemos dos figuras al lado de varios ejemplares de alquerque de IX o molino, que la convierte en una auténtica mesa de juego. También podría tratarse de un tablero circular la figura del castro "A Cerca de Ribas" en Valpaços (Portugal), la figura es exactamente igual a las de las superficies anteriores. Figuras circulares que parecen recordar a tabulae lusoriae también las observamos en Galicia, en el plano horizontal de una superficie de “Coto Aldir” (Covelo; Pontevedra); en "Auga dos Cebros 2" y en las inmediaciones de A Portela (Oia, Pontevedra) en superficies horizontales.

El Juego.- La denominación "rundmüle" la tomamos del alemán en el que se conoce como molino circular o redondo. Aunque no disponemos de referencias claras en las fuentes históricas sobre este juego, parece claro a su vista que podría jugarse sin mayor problema buscando la alineación de fichas al estilo del tres en raya. Con el lanzamiento de dados o moneda se decidiría quien comenzaba la partida, y el afortunado ponía su pieza en el centro, luego entraba en juego el adversario y así se sucedía el juego, tratando de colocar tres en fila y tratando de impedir que el contrario lo lograse. Dado que sólo uno de los jugadores tenía la posibilidad de bloquear el centro, estaría permitido considerar “hilera” las alineaciones de piezas en el arco.

Sobre los tableros de cazoletas

El tablero.- Varios tableros de cazoletas se aprecian en Roma , en la Basílica Julia y en las gradas del teatro romano de Bosra en Siria, entre otros. Dos tableros de cazoletas se ven en Leptis Magna, la ciudad romana más conocida del Norte de África en Libia. Uno de ellos se encuentra en el mercado erigido en época augustea. El tablero de juego está sobre una losa del pavimento del pórtico de uno de los dos pabellones octagonales que estaban en el centro del área. El segundo, al que algunos autores han denominado como el juego de las nueve cazoletas, se encuentra en el foro viejo y está grabada en una gran losa cuadrangular, una de las losas con las que entre el año V a. de C. y el II después de C. pavimentó el área. Esta tabula es distinta de los otros juegos de cazoletas conocidos de Mérida e Itálica y el del mercado de Leptis Magna Está constituido por dos círculos concéntricos divididos en ocho sectores regulares por ocho diámetros. En el extremo de cada uno de ellos están colocadas ocho cazoletas y la novena en el centro de los círculos, este juego quizás habría que asimilarlo mejor al de los de rundmülhe de tableros circulares.

El Juego.- Ante la variedad de tableros conocidos, parece claro que estamos ante un número de juegos al menos equivalente a la variedad de los mismos y tenemos que recurrir a las zonas dónde han pervivido juegos sobre tableros de este tipo, como es en los países africanos, para aproximarnos a las distintas posibilidades. En la actualidad se conocen los juegos sobre tablero de cazoletas con el nombre genérico de mancala que proviene del árabe naqala, cuyo significado se relaciona con mover o quitar. También se denominan kalaha . Bajo el nombre de mankala’h se agrupan muchas variantes de la gran familia de “juegos de siembra”, en ellos destaca más el cálculo que la estrategia y no interviene el azar salvo para designar el que comienza. Para estos juegos tal como se practican hoy día en diversas partes del mundo se utilizan unas cazoletas más grandes ó más pequeñas, según estas cavidades tengan que soportar una ó varias piezas cada una. En algunos lugares se denominan según el tipo de materiales con el que se jugó tradicionalmente, así en Alemania son conocidos como juego de alubias bohnenspiel. Pero sin duda dónde mayor variedades del juego se han practicado y conservado es en el continente africano, destacando las variedades conocidas, como el sey del país de los dogon en Malí, el wari, ó el yoté del África occidental.

Nota.- La imagen que ilustra este comentario reproduce un tablero de juego circular radiado de Itálica Augusta con cazoletas a su lado.