miércoles, 26 de marzo de 2008

LOS JUEGOS MEDIEVALES SOBRE TABLERO EN PIEDRA DE LA CATEDRAL DE TUI (PONTEVEDRA) (III)

LOS JUEGOS MEDIEVALES SOBRE TABLERO EN PIEDRA LOCALIZADOS EN LA CATEDRAL DE TUI
Como ya apunté anteriormente, en la catedral de Tui tenemos documentados hasta el día de hoy, cinco juegos medievales ( y otro posible), que vamos a pasar a analizar a continuación, aclarando que las medidas que se dan de cada uno de los diseños de los tableros de juego, se toman a partir de la parte exterior de los surcos de los grabados y siempre midiendo la parte que presenta hoy en día, la medida mayor. Los surcos aunque se pueden apreciar que fueron realizados con herramienta metálica y conseguidos por piqueteado, en la actualidad presentan unas secciones en U o en otras, sólo nos muestran una delgada línea, que el tiempo y el desgaste de la superficie en que se encuentran grabados, ha dejado llegar hasta nosotros.

Pasamos pues, a presentar los citados juegos, haciendo luego de la descripción de cada uno, lo más completa posible, una serie de reflexiones sobre cada juego, sus paralelismos y la forma en que sabemos que se jugaba.
1) Tablero de “alquerque de tres” (también conocido como “tres en raya”)
Se encuentra en un bloque de piedra granítica que forma parte de la bancada norte de la catedral. Este muro o bancada de piedra fabricada por bloques de tamaño medio de granito, tendrá una altura de 70 centímetros, medida desde el suelo actual de la catedral. Nos viene dado por un cuadrado irregular, pues uno de sus lados mide unos 16 centímetros y el otro, unos 19 centímetros., que posee cuatro líneas que lo van a cortar perpendicularmente en el centro (dos de ellas paralelas a sus lados y las otras dos, diagonales a los mismos). El interior de esta figura cuadrángular, queda pues, dividida en ocho espacios triangulares o si se quiere en cuatro pequeños cuadrados. A su vez, este cuadrado cortado por las líneas mencionadas y que correspondería a la forma tradicional del “alquerque de tres” o de los llamados también “tres en raya”, se encuentra dentro de una figura oval o elíptica también irregular, siendo más ancha en su parte derecha que la izquierda, que mide unos 54 centímetros , hacia su zona central, pudiéndose observar, hacia el lado derecho de él, en la parte superior, un pequeño círculo de unos 13 centímetros de diámetro y en el otro lateral, vemos una línea que sale del centro de la figura cuadrangular y se prolonga hasta llegar al arco de la citada forma elíptica, midiendo unos 20 centímetros. Este diseño fue grabado casi paralelo a la pared y ocupando la totalidad del bloque granítico en el que se labró. Si todo ello, formase parte del mismo conjunto y sirviera para el mismo fin, podríamos estar ante una variante o modalidad desconocida hasta la fecha de este tipo de juego.
Tomando diferentes notas de un pequeño pero muy interesante, folleto editado por el Museu de Alberto Sampaio de Guimaraes (Portugal), cuya directora, Dña. Manuela Alcântara, me facilitó su lectura, que lleva por título “Jogos medievais de tabuleiro”, y que fue publicado como material didáctico de apoyo para divulgar los juegos que posee en su claustro, al público general pero especialmente a los estudiantes de la zona, pasamos a dar a conocer algunos datos relativos al mismo así como hablar de como eran las reglas de juego.
“Los alquerques constituyen una familia de juegos, diferentes entre si, pero que tienen en común el hecho de que utilizan como piezas pequeñas piedras o cantos rodados, que los jugadores mueven a lo largo de las líneas marcadas en uno o varios cuadrados. La palabra es de origen árabe, significando piedra pequeña. Esta tipología apunta para su introducción polos musulmanes en la península ibérica. El alquerque de tres es el más simple de todos los alquerques. Se trata de una forma de pasatiempo o juego muy antigua y bastante generalizada. Los niños de Ghana, por ejemplo, le llaman “achi” y lo juegan en el suelo; los estudiantes franceses dibujan el esquema en los patios de juego y lo denominan “morpion”; en Galicia subsiste con la designación de “pai-fillo-nai; en Inglaterra es “three men’ morris. En Portugal es un juego muy popular que toma varias denominaciones: “dominó”, jogo dos cantinhos”, “jogo das pedrinhas”, “jogo dos pedreiros e carpinteiros” ( utilizando, en este caso, piedras o palos pequeños ) y también “encravelhas”. Es emparentado con el conocido “jogo do galo” y está comercializado con la designación de “tres en línea “ o “tres en raya”. Sobre las sencillas reglas de juego del alquerque de tres, podemos apuntar lo siguiente:
Es un juego de dos personas, cada una de las cuales dispone de tres piezas de un mismo color (o forma). Se usa el tablero, cuya forma habitual hemos señalado antes, con nueve puntos de intersección de líneas, que son otros tantos puntos o estaciones para las piezas. Y se empieza a jugar:
1) Se echa la suerte para ver quien empieza el juego. El punto más ventajoso para comenzar a tirar primero es el centro.
2) Los jugadores juegan alternativamente, colocando sus piezas, una cada vez, en el punto que considere, procurando, por un lado, conseguir que queden las tres piezas alineadas y, por otro, impedir que su adversario consiga hacer lo mismo.
3) Colocadas todas las piezas, el juego continúa: cada jugador, en su momento, va colocando de nuevo las piezas, pudiendo moverla en cualquier dirección para un punto o estación que este libre. No se puede pasar sobre otras piezas, ya sean propias o ajenas.
4) Gana el primero que consiga colocar las tres piezas en línea.”
Nota.- En las fotografías, de arriba hacia abajo, fotografía al natural del tablero del "alquerque de tres" y a continuación, su calco en papel. Finalmente vemos la reproducción que aparece en el Libro de Juegos, donde lo vemos en su expresión más simple.