domingo, 14 de septiembre de 2008

TABLERO DE JUEGO DEL TALAYOT DE TORAIXA ( ES CASTELL, MENORCA)

Participando en el Congrés Internacional de Gravat Rupestres i Murals, celebrado en Lleida, del 23 al 27 de Noviembre de 1992, cuyas Actas aún fueron publicadas en el 2003, me llamó la atención una comunicación presentada por tres arqueólogos menorquines ( Gornes Hachero, Gual Cerdo y Plantalamor- Massanet) sobre un interesante grabado localizado en un talayot de la isla de Menorca, que hace escasos días pude visitar, recorriendo las extraordinarias tierras de esa bella isla balear.
Se trata en concreto, de un grabado geométrico que se encuentra en una de las piedras que constituyen el talayot, conocido como de Toraixa, en el municipio de Es Castell, muy cercano a la capital insular.
El monumento en cuestión se localiza muy cerca de la carretera que en la actualidad, enlaza Sant Lluís a Es Castell, y se accede a su parte supeiror por una pequeña rampa helicoidal. A medio camino, en una de las piedras que están localizadas en el borde de la estructura, hacia el sudeste, podemos apreciar en una de ellas (de características totalmente distintas a las demás, y que según los entendidos corresponde a un tipo de piedra que es característica del norte de la isla), un grabado muy erosionado y de surco en forma de U, que representa claramente a un diseño geométrico que asociamos a un tablero de juego de los denominados de "alquerque de nueve" y como es habitual en este tipo de tableros, nos viene dado por tres formas cuadrangulares concéntricas, que poseen líneas rectas en su parte intermedia y que corta a los otros. Aproximadamente el más externo de las formas cuadrangulares mide unos 20 centímetros de lado, siendo muy irregulares los mismos. Logicamente, los dos siguientes cuadrados son de menores dimensiones y no posee una cazoleta en su zona central, como es bastante frecuente en este tipo de tableros grabados en las rocas.
En primer lugar nos llama poderosamente la atención, el tipo de piedra sobre la que se ha grabado este tablero. Como dijimos anteriormente es de un material completamente distinto que las otras que forman parte del conjunto y gracias a ello ( al poseer una superficie maciza y semiplana) se pudo proceder a realizar el grabado, pues en las otras piedras por sus características, no podríamos realizar al menos este tipo de forma geométrica. Teniendo en cuanta que dicho tipo de piedra podría proceder del norte de la isla y a su peso, es interesante el plantearse el motivo por el cual fue traída aquí y para que fue utilizada.
Mi opinión sobre la cronología que posee este grabado va más hacia la época romana o ya plenamente medieval, que a pensar que fue realizado en la época de la construcción del talayot. La situación en que se encuentra y paralelismos con otros grabados aparecidos en situaciones semejantes, me hace plantear esa datación.
Es interesante señalar la ubicación del monumento ( y también de la piedra que posee el grabado) en una pequeña elevación, desde la cual se domina muy bien las tierras que se extienden a su alrededor y que en tiempos anteriores, podrían corresponder a pastos, pudiendo desde el punto en que se localiza el juego, estar en una buena posición para cuidar y vigilar el ganado que pasta en las tierras adyacentes y a su vez, pasar el tiempo, jugando con otra persona, en el tablero que hemos comentado.
Sería muy importante analizar con detenimiento todas las piedras que constituyen el talayot, pues puede darse el caso que existiera alguna con las mismas características y al igual que esta presentar otro grabado. Esto, nos llevaría a replantear el tema y hasta cuestionar la datación propuesta, pues si se encontrara alguna con este tipo de diseño geométrico formando parte del miso , pero en su zona más interna, si que estaríamos ante un grabado prehistórico, aún más antiguo que el monumento en sí, pues fue "reutilizado" en la construcción del mismo.
Nota.- En las fotografías, podemos ver una vista del talayot, por la zona en la que se encuentra el grabado; un detalle del tablero de juego analizado; y por último una vista general de la piedra que posee el mismo.