sábado, 20 de septiembre de 2008

LOS JUEGOS DE TABLEROS MEDIEVALES DE LA CATEDRAL DE OURENSE ( V )

4.- CATÁLOGO DE LOS TABLEROS DE JUEGOS DE LA CATEDRAL DE

OURENSE

Los últimos estudios realizados en la catedral de Ourense nos llevaron a catalogar hasta seis diseños geométricos rupestres, que corresponden a tres tipos de juegos de tableros medievales diferentes: dos podemos clasificarlos como de los denominado “alquerques de doce”; tres como alquerques de nueve”, diferentes entre si, pues si bien, todos poseen la forma tradicional los caracteriza (los tres cuadrados concéntricos y las líneas rectas que unen sus lados en su punto intermedio), dos de ellos además, presentan otras líneas que los complementan y sólo uno, nos muestra el diseño sencillo; y finalmente lo que podemos incluir dentro de los diferentes tipos de “tabulae lusoriae”, posiblemente un “ludus latrunculorum”.

Las medidas de los diferentes tableros de juego fueron tomadas todas, desde la parte externa del surco, cuya anchura en ocasiones posee una variación de un centímetro o más.

Pasamos sin más preámbulos, analizar los juegos catalogados:

4.1.-“Alquerque de doce”, número 1

Se encuentra este juego en la primera bancada del muro sur. Esta bancada adosada interiormente a la citada pared, mide unos 58 centímetros de alta por unos 50 centímetros de ancha. Justamente el tablero se encuentra grabado en la esquina de la misma, a unos 116 centímetros de una columna que se apoya en ella, por su lado derecho.

La figura cuadrangular tiene unos 42 centímetros de longitud por 36 centímetros de ancho. Podemos decir que define claramente cuatro cuadrados de 19 centímetros de lado, aproximadamente.

La anchura de los surcos varía entre los tres y dos centímetros a “grosso modo”.

Por desgracia el estado de conservación, no es muy bueno, si lo comparamos con los otros que se encuentran en la segunda bancada, cerca de él.

4.2.-“Alquerque de doce”, número 2

A poco más de dos metros de la primera bancada en cuya esquina se halla el juego citado anteriormente, se localiza una segunda bancada ( a su lado izquierdo), existiendo la puerta de acceso al Archivo Diocesáno actual, a unos 74 centímetros, aproximadamente, casi justo en medio del citado espacio de separación entre ambas bancadas. Esta segunda bancada mide 50 centímetros de anchura ( como la anterior), pero su altura es de tan sólo 50 centímetros. En tres sillares de la pared, justo encima de los juegos que están grabados en esta bancada o banco de piedra adosado, podemos ver una cruz potenzada muy bien elaborada ( esto es, que posee las terminaciones de sus lados, ensanchadas, que aquí, se consigue ese efecto, colocando una pequeñas líneas transversales en cada uno de sus extremos) y dos signos lapidarios a cada uno de sus lados: uno nos viene dado por tres líneas rectas verticales y paralelas, saliendo un surco de la zona intermedia de las situadas en los extremos que corta la intermedia en su zona central; y el otro, corresponde a dos líneas rectas paralelas, que tienen sus terminaciones unidas por otras líneas rectas que se cruzan y forman una X.

El tablero de juego está también grabado en la esquina (como ocurriera con el anterior) de la bancada pétrea y mide 43 centímetros de largo por unos 33 centímetros de ancho. Delimita bien cuatro figuras cuadrangulares de lados irregulares, de 17 X 13 centímetros de lado.

El ancho de sus surcos oscila entre 3 centímetros ( en su parte alta) y 1 centímetro (en su parte inferior.

El estado de conservación que posee podemos considerarlo de muy bueno.

4.3.- “Ludus latrunculi” (o un tipo semejante del amplio grupo de “tabulae lusoriae” )

Este tablero lo tenemos grabado a continuación del anterior juego, a su izquirda. Se trata de una figura rectangular de 33 centímetros de largo y 31 centímetros de ancho. Cuatro surcos horizontales y verticales, partiendo de cada uno de su lados, forma un reticulado que nos viene dado por 25 pequeños cuadrados ( de 7 centímetros da lado, aproximadamente). Llama poderosamente la atención que por sus lados verticales, las surcos o líneas grabadas horizontalmente, sobresalen ampliamente de la figura definida, en ocasiones, unos dos centímetros pero en otras, hasta alcanzar los cuatro centímetros.

No debemos considerar este detalle atribuible a la poca destreza del grabados, pues se nota la intencionalidad del mismo, pudiendo formar parte del juego en si.

Los surcos varían entre dos y un centímetro.

El estado de conservación que presenta es muy bueno.

4.4.- “Alquerque de nueve”, número 1

El tablero que define este tipo especial de “Alquerque de nueve”, está al lado izquierdo del juego anterior. Lo singular de esta figura es que además, de poseer la forma que define este tipo de tablero en que se juega el “Alquerque de nueve”( pero aquí las líneas que unen los cuadrados por su zona intermedia llegan hasta el centro del diseño, no parándose en el lado del último cuadrado, como es habitual) posee unas diagonales de 35 centímetros de longitud ( en el cuadrado más externo), que hacen posible practicar sobre él, el conocido juego de “tres en raya” ( conocido en nuestra zona como “pai, fillo, nai”) o podemos estar delante de una variación del citado “alquerque de nuevo” que lógicamente funcionaría con otras reglas de juego distintas a las que hemos hablado, al hablar de este tipo de juego en el apartado anterior.

El tablero nos muestra una figura cuadrangular exterior de 29 centímetros de largo por 25 centímetros de ancho; el cuadrado intermedio mide 20 centímetros de largo por 18 de ancho y finalmente, el cuadrado interno, mide 16’5 centímetros de longitud por 11 centímetros de ancho, poseyendo una pequeña cazoleta central de escasa profundidad pero de 3,5 centímetros de diámetro.

El grosor de los surcos grabados oscilan entre los tres y un centímetro.

Por lo que comentamos nos podemos encontrar delante de una derivación del “Alquerque de nueve” o de un tablero de doble uso, pudiéndose jugar al mencionado juego y también al juego de “tres en raya”.

La conservación de este juego, por desgracia, no es muy buena, aunque se puede ver perfectamente todo el conjunto, pero necesita de condiciones especiales para facilitar su correcta lectura.

Nota.- Se incluyen en este comentario, las siguientes ilustraciones ( de arriba a abajo): fotografías del "latrúnculi", los dos "alquerques de doce" de las bancadas 1 y 2; el calco de"alquerque de nueve " mixto ; y finalmente una tabla de los diferentes tableros de juegos documentados en la catedral de Ourense hasta la actualidad, sacada a partir de sus calcos de papel respectivos.