domingo, 18 de octubre de 2009

TABLEROS DE JUEGO MEDIEVALES DE DURATÓN Y PERORRUBIO ( SEGOVIA )

Gracias a la consulta de la página Arqueomas.com, puedo presentar hoy desde este blog un breve comentario sobre diversos tableros de juegos medievales localizados por tierras de Segovia, más concretamente en las bellas iglesias románicas de La Asunción de María en Duratón y la de San Pedro de Perorrubio, ambas extraordios ejemplares de plena época medieval, datables hacia los siglos XII y XIII. Por la circunstancia señalada, de poder tener sola la documentación visualmente sobre los tableros que hoy analizaremos, me limitaré al análisis gráfico de los mismos, a la espera de poder verlos "in situ" y sacar unos calcos de papel y otras fotografías a estos y posiblemente a otros que están sin documentar. Antes de empezar, quiero dar las gracias a los responsables de la citada página web, por utilizar sus imágenes y recomiendo la misma a todas las personas interesadas en nuestra arqueología. Sin más pasamos a hablar de los tableros.
En la iglesia de La Asunción de Duratón, existe un diseño grabado en uno de los sillares del antepecho de la galería porticada que recorre los muros sur y oeste de este templo, que corresponde a un tablero de juego de "Alquerque de nueve", que aunque gastado sus surcos por el tiempo, se ven que son anchos y profundos. Es curioso este detalle, pues en la mayoría de grabados rupestres en esta zona, al estar realizados en caliza, son más finos y menos anchos, como, por ejemplo, los que vamos a analizar a continuación.
En la iglesia de de San Pedro de Perorrubio, tenemos también, pero en mayor cantidad, varios tableros de juegos, que están grabados en varios sillares de algunos antepechos de su galeria porticada. El más sencillo, se trata de la representación de dos "alquerque de tres", uno más grande que el otro, al lado uno del otro. De hecho las medidas del pequeño, por la foto, podrían ser la mitad del otro. Luego tenemos un "alquerque de nueve", en el que podemos fijarnos en los surcos, totalmente distintos, al documentado en la iglesia primera. Señalar, la existencia de dos pequeñas cazoletas formando parte del conjunto, estando una a cada uno de sus lados. Finalmente, hay un "alquerque de doce" que nos llama la atención, atendiendo al diseño habitual de este tablero de juego, la medidas desproporcionadas que posee. Así tenemos, contemplando la pequeña cazoleta que tiene en su zona central, ésta está desplazada para la parte superior, en la que los cuadrados formados, son muchos más pequeños que los situados en la parte baja del grabado.
En cuanto al estado de conservación de estos tableros, podemos decir que es bastante aceptable, pues si por un lado les favorece estar en un sitio a cubierto y resguardado de la lluvia que podría caerles directamente sobre los mismos e irlos poco a poco, erosionandolos, la roca caliza sobre la que han sido grabados, posee poca dureza y su superficie se deteriora facilmente.
En las fotografías, que ilustran este comentario, podemos ver: 1) Vista parcial de la galeria porticada de la iglesia de La Asunción de María de Duratón, en la que se encuentra el tablero de juego del "Alquerque de nueve"(2); en la 3, aspecto general que presenta la galeria porticada de San Pedro de Perorrubio, en la que se encuentran grabados sus respectivos juegos de tableros del "alquerque de tres" (4), el "alquerque de nueve"(5) y el "alquerque de doce"(6).