sábado, 3 de mayo de 2008

SOBRE LOS TABLEROS DE JUEGO EN LAS CONSTRUCCIONES RELIGIOSAS

Sin lugar a dudas nos resulta curioso por no decir anómalo, la localización de tableros de juegos localizados dentro de las construcciones religiosas, al considerar a éstas, lugares poco propicios o hasta prohibidos, teniendo en cuanta nuestra mentalidad religiosa de hoy día, para tener grabados en lugares más o menos visibles del templo, estos diseños que nos hablan de la utilización de los mismos, como pasatiempo en estas edificaciones destinadas a fines religiosos que hasta llegaron a prohibir el juego en su tiempo y ya no digamos ( creo posiblemente) en el interior del recinto sacral.
Logicamente nos referimos a los tableros de juegos que se encuentran "in situ", grabados en su lugar original y en un emplazamiento que nos los define como tales. No podemos darle la misma consideración a otros diseños de tableros que los encontramos reutilizados en dichas edificaciones religiosas y que han perdido toda la función lúdica que representaban.
Esta pequeña reflexión sirve, como preámbulo para hablar brevemente del interesante libro, cuya portada aparece reproducida en este comentario. Se trata del libro de la escritora Maria Caterina Jacobelli que lleva por título "Risus Paschalis", publicado hace ya hace unos años por la editorial española Planeta.
En este interesante libro se plantean ciertos aspectos relacionados con la practica de los ritos religiosos en determinados períodos anuales en las iglesias y como para que la estricta práctica de los mismos, propiciaba a que los sacerdotes permitieran ciertos "excesos" dentro de los templos para paliar en lo posible la rigidez de los mandatos bíblicos.
Así se nos informa de como para disfrute del público asistente a los actos religiosos, en los sermones u homilías se introducian expresiones o comentarios de claro matiz mordaz y satírico para "entretener" a los asistentes, haciendo que la estancia larga y penosa en ciertos momentos dentro de las iglesias, fuera "mejor llevada y consentida" por el público en general. Es por ello frecuente que los sacerdotes introduzcan historias y frases que llevan a la "risa" en los asistentes al acto religioso y permitan aptitudes dentro del templo que podrían considerar no permitidas en otros momentos del año. Ya sea recitar cuentos "eróticos", comer y beber en los mismos,...
Logicamente estos actos nos hacen pensar que unos simples tableros de juego para entretenimiento de los fieles, no fueran considerados demasiados provocadores... Con el paso del tiempo, se irá haciendo más rígida la conducta en estos recintos sagrados por lo cual va ha propiciar que ya no ser permita "jugar" en ellos y por ello, no se dejen grabar los tableros que aún hoy en día podemos contemplar en ciertas antiguas iglesias, con gran admiración y no sin cierta incredulidad pensando en su finalidad y en el lugar en que fueron realizados.