miércoles, 16 de abril de 2008

ALQUERQUES DE LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL SALOR (TORREQUEMADA, CÁCERES)

Para finalizar estos últimos comentarios, dedicados de forma monográfica a juegos de tableros en torno a la ciudad de Trujillo, en mi último viaje por las bellas tierras de Extremadura, nos vamos a detener hoy a analizar los cuatro tableros de juegos que se pueden observar en la bien emplazada ermita de la Virgen de Salor en el término municipal de Torrequemada.
En primer lugar hay que comentar que esta edificación religiosa se sitúa en la cima de un yacimiento tardorromano bien conocido en la bibliografia de la zona, del que son visibles en la actualidad algún sarcófago excavado en la roca base granítica del monte, así como numeroso material cerámico esparcido por todo el perímetro de la elevación.
En este lugar poseemos, cuatro diseños que corresponden a tres modalidades de tableros de juego: un "alquerque de doce"; dos "alquerques de nueve" y uno de los conocidos como "tres en raya".
Todos ellos se encuentran grabados en el último peldaño ( o sea el segundo) de la pequeña escalera situada hacia el norte y que da acceso a la conocida como "Puerta del Evangelio", adornada aún hoy día por interesantes pinturas en sus laterales y arco. Este peldaño o escalón nos viene dado por dos bloques de piedra granítica de grano medio. La primera de ella, la situada más hacia el poniente, mide tan sólo 73 centímetros de largo y unos 49 centímetros de ancho. En ella podemos documentar el "alquerque de doce". El otro bloque aunque posee, como es lógico el mismo ancho, mide de largo nos 175 centímetros y en él tenemos grabados, a continuación uno luego del otro, siguiendo de nuevo la enumeración desde el poniente ( esto es, desde el otro juego), "dos alquerques de nueve" y finalmente el "tres en raya".
Vamos a analizar someramente cada uno de ellos.
El "alquerque de doce" nos viene dado por una figura bastante irregular por lo mal conservada que está, que correspondería a un rectángulo de una longitud que varía entre los 29 a los 32 centímetros y de unos 28 centímetros de ancho. La parte inferior es la que en peor esta se encuentra, siendo muy difícil su lectura.
El primer "alquerque de nueve", posee las siguientes medidas: el cuadrado o mejor dicho, la figura cuadrangular mide 29 cm. X 23 cm; el segundo, 21 cm. X 20 cm; y finalmente el último, 14 cm X 16 cm. Posee una pequeña cazoleta en su parte central.
El segundo "alquerque de nueve", tiene unas medidas más homogeneas y la figura que representa se asemeja mejor a lo que es la representación de un cuadro: el primero de ellos, posee unos 26 centímetros de lado; el segundo, unos 20 cm.; y el ultimo, unos 14 cm. aproximadamente. También posee una pequeña cazoleta en el centro, pero además son visibles otras en varios lados de sus cuadrados.
Es curioso señalar, como hemos podido comprobar en otros diseños semejantes, que el cuadrado más interno, tiene unas medidas superiores a otros ejemplares, con una cronología más antigua.
Por último, el "tres en raya", nos viene dado por una forma cuadrangular, con su lado inferior representado por una línea curva, que posee unos 22 centímetros de largo y 23 centímetros de ancho. Posee una pequeña cazoleta algo excéntrica en relación al conjunto y podemos ver como aquí los surcos de los grabados son más gruesos que los que nos vienen dados en los anteriores tableros de juego.
Llama la atención los tres tableros de juegos grabados en un mismo bloque. Esto es, la utilización del mismo bloque para el grabado de juegos juntos. Este detalle nos recuerda de principio, dos casos semejantes, uno localizado en Galicia, Cataluña y otro en Francia. El de Galicia, corrresponde al ya expuesto aquí de la bancada sur de la catedral de Ourense, en el que que se aprecian, recordemos, un "alquerque de doce"; un "reticulado"; y un "alquerque de nueve" que tamnbién pudo utilizarse como "tres en raya". El de Cataluña, fue localizada en la "Placeta de Sant Iu" en Barcelona y posee un "alquerque de nueve" y otro diseño que nos presenta dos cuadrados concéntricos, como si se tratase de un tablero sin acabar de hacer. Se encontraban formando parte de una pilastra que sortenía un arco y posiblemente dicho sillar fue reutilizado. En el citado lugar, también fue localizada una piedra con un "alquerque de doce".
En Francia, tenemos en el castillo de Loches, en un bloque de piedra, dos diseños de "alquerque de nueve" ( uno de ellos, también incompleto ) y un tablero de "tres en raya".
Sobre este tema, señalar que aunque no estaban grabados compartiendo superficie en el mismo sillar, si estaban situados al lado, los localizados en la francesa iglesia de Chaalis ( sacados a la luz a raíz de unas excavaciones arqueológicas recientemente realizadas) que correspondían a dos "alquerque de nueve".
Nota.- La primera imagen que ilustra este comentario, la realicé en este último viaje. Las otras dos y en las que se aprecia mejor los tableros son de autoría del arqueólogo y amigo, Antonio González Cordero, a quien le agradezco profundamente su colaboración para llevar a buen fin este mi primer viaje visitando los tableros de juego existentes en Extremadura.