lunes, 12 de mayo de 2008

EL TABLERO DE JUEGO DEL POBLADO GALAICO-ROMANO DE SANTA TEGRA ( A GUARDA, PONTEVEDRA)

En las tareas de limpieza de 1984 realizadas en el conocido poblado galaico-romano de Santa Tegra, en el ayuntamiento de A Guarda (Pontevedra), se localizó en el interior de una construcción castreña, en uno de los sectores ya excavados por Cayetano Mergelina, una interesante piedra granítica y hoy puede contemplarse en el pequeño museo monográfico dedicado a este yacimiento arqueológico y ubicado en la cima del monte.
Se trata de un bloque irregular de granito de grano medio de unas medidas aproximadas de 43 centímetros en su parte más larga por 38 centímetros en la más reducida y que posee unos 12 centímetros de grosor. Una de sus caras nos muestra grabado un diseño cuadrangular, casi trapezoidal, pues, en la parte más ancha, en la parte inferior, mide 34 centímetros y en la superior, tan sólo 23 centímetros. Los laterales miden 31 centímetros. Este diseño geométrico, en su interior, nos presenta una cuatro lineas rectas en cada uno de sus lados, que cruzándose entre ellas, forman 36 casillas ( 6 X 6 retículas ). Es curioso señalar que el grosor de los grabados de las líneas rectas exteriores poseen unos 2 centímetros de grosor y sin embargo el ancho de los surcos internos, ronda aproximadamente 1 centímetro, tan sólo. Señalar también que las esquinas superiores, son más bien redondeadas.
Creo que por las características que presenta, asi como en el lugar en que se encontró, estamos ante una "tabula latrunculata", esto es, una variedad de juego romano de tablero. A diferencia de otras piezas localizadas en otros castros, como las dos del de Viladonga (Lugo), esta pieza debemos que considerar que se encontraba fija en alguna construcción o cercana de ella, bien sea, formando parte de un enlosado dentro o fuera de una vivienda, por ejemplo. No debemos considerarla como "un tablero de juego portátil", como lo fueron sin duda los antes mencionados, pues en nuestro caso, el gran peso del mismo ( a diferencia de los otros, de los que hablaremos en otro comentario) nos hace desechar esa idea.
Hay que señalar que en el mismo museo, podemos observar diferentes fichas de juego, tanto realizadas de cerámica (reutilizada) como de pasta vítrea.
La cronología que damos a esta pieza correspondería al período de mayor auge de este yacimiento, a juzgar por los materiales arqueológicos aportados, y estaría hacia la primera mitad del siglo I después de Jesucristo.
No quiero finalizar este breve comentario sin mencionar la localización de dos diseños geométricos más, descubiertos en la década de los 80 del siglo pasado, en el lugar conocido como "A Fonte do Ermitán", en la ladera naciente de este monte, ya fuera de lo que hoy en día consideramos recinto castreño y que nos vienen dados por dos tableros grabados en la superficie horizontal de dos rocas graníticas y que podemos resumir de la siguiente forma: uno corresponde a una figura ajedrezada o reticulada de forma rectnagular, de 45 centímetros por 35 centímetros, que presentan 56 cuadrículas en su interior ( 8 X 7 ); y el otro nos viene fdado por una figura cuadrada de 40 centímetros de lado y que posee 64 retículas en su interior ( 8 X 8 ).
De estos dos diseños geométricos que sin lugar a dudas podemos clasificar de tableros de juego, lo que no podemos decir con certeza, la cronología de los mismos. Tanto pueden corresponder a época romana o ya de cronología medieval. Estudios futuros sobre los mismos, nos podrán revelar más detalles y poder acercarnos mejor a su datación.
Para finalizar quiero agradecer a mi buen amigo y gran conocedor de este yacimiento castreño, D. Xoán Martínez Tamuxe, la información facilitada para la redacción de este comentario.
Nota.- En las imágenes, vista parcial de una de las zonas excavadas del yacimiento castreño y detalle de la pieza granítica que nos presenta el tablero de juego romano.