domingo, 29 de junio de 2008

TABLERO DE JUEGO DE LA ERMITA DE LOS SANTOS XUSTO Y PASTOR (COTOVADE, PONTEVEDRA)


En la ermita de los santos Xusto y Pastor, en el ayuntamiento de pontevedrés de Cotovabe, ya se conocía desde hacía bastante tiempo un pequeño diseño grabado considerado como tablero de juego, pero al no tener referencias precisas del mismo y para proceder a su estudio "in situ" hace unos días, acompañado del artista plásticor Xavier Magalhaes, me acerqué a la "carballeira de San Xusto", nombre popular del paradisíaco lugar en que se ubica la citada capilla.
La ermita podemos decir que comenzó a construirse el siglo XIV, aproximadamente, fecha que nos la recuerda el ábside que podemos ver en la actualidad y finaliza hacia el silgo XVII, del que data su nave y edificaciones principales. De este siglo corresponde una inscripción que podemos ver en su fachada principal, al lado de la puerta, en la que se lee perfectamente, 1712. Desde el siglo XV, se tiene bien documentada la célebre romería que se celebra los días 5 y 6 de agosto, en honor a los citados santos.
El grabado en el que podemos apreciar un sencillo juego de los denominados "alquerques de tres" o más conocidos como "tres en raya", se encuentra en una de las piedras de la bancada situada a la izquierda, del pequeño atrio que posee la ermita. La bancada está adosada a un pequeño muro que cierra el atrio ambos lados y la altura de la misma, es de 46,5 centímetros, aproximadamente. La piedra grabada, se encuentra a 1,09 metros de la pared de la fachada de la ermita y mide 46,5 centíemtros de largo por 35 centímetros de ancho. Los surcos varían entre una anchura de 2,5 centímetros a 1,5 centímetros. El tablero de juego nos viene dado por una figura rectangular de unos 31 centímetros de largo por unos 22 centímetros de ancho. Esta forma posee las dos líneas rectas que partiendo de los puntos intermedios d sus lados, se cortan en el centro. Podemos comprobar como el surco paralelo horizontal, está poco marcado, pero el vertical, al contrario, posee mayor anchura y está mejor conservado. Hacia el lado izquierdo del tablero, se aprecia una línea recta oblicua al mismo, que podría formar parte de juego, por ejemplo, para dejar ahí depositadas las fichas.
Son muy numerosos los ejemplos que posemos de este sencillo tablero de juego, que podemos documentar perfectamente en diferentes lugares del imperio romano, pero que pervive estas épocas modernas, ya entrado el silgo XVIII, como puede ser este caso.
Nota.- En una de las fotos, podemos ver una vista general de la ermita, con su atrio en la fachada principal y en la otra, un detalle del tablero de juego documentado.