domingo, 9 de mayo de 2010

EL "ALQUERQUE DE IX" DEL CASTILLO DE ALARCOS ( CIUDAD REAL )

Volvemos de nuevo a la península ibérica, más concretamente a la zona central de la misma, pata analizar un inédito tablero de juego del tipo de "alquerque de IX" que se ha localizado recientemente en el famoso castillo de Alarcos, en la provincia de Ciudad Real.
La información y las fotografías se la debemos a D. Carlos López, que nos ha ofrecido toda la información de forma totalmente desinteresada y al que agradezco desde aquí su colaboración. Tengo que señalar, que fue de nuevo gracias, a mi buen amigo Juan Carlos Campos Gómez, quien me facilitó la comunicación con Carlos López, el que hizo posible este comentario.
El histórico castillo de Alarcos posee plan rectángular y esta defentido por una muralla que originalmente poseía nueve torres, la mayoría de planta cuadrada y dos poligonales, estas últimas situadas en su eje mayor que corresponde al orientado hacia el norte-sur. Situado en un alto que domina las tierras que se extienden a sus pies, se levantó sobre una plataforma artificial y el lugar conoció un poblamiento de la Edad del Hierro que llegó a la época de la romanización. Lo que ven nuestros ojos en la actualidad corresponden a la etapa de la edad media, cuando fue construído y sus muros contemplaron diversas luchas de árabes y cristianas, que sucesivamente fueron dueños del mismo. Este período podemos situarlo entre los siglos XII y XIII. En este interesante yacimiento arqueólogico se han desarrollado algunas excavaciones arqueológicas que han aportado diversos materiales, pero por desgracia hoy en día necesita una limpieza y una restauración urgente para conservar debidamente sus restos constructivos.
El tablero de juego de "alquerque de IX" se encuentra a nivel del suelo actual, hacia el sudeste del recinto interior, entre dos de su torres, aproximadamente, en un sillar bien trabajado, pero que posee la superficie en que posee este grabado, en muy mal estado de conservación. El tablero, como ya es habitual en este tipo, nos viene dado por tres figuras cuadrangulares concéntricas, que se unen entre si, por una serie de líneas que parten de la zona intermedia de cada uno de sus lados. Fuera del conjunto, pero cerca del mismo, podemos observar una pequeña cazoleta que podría servir para guardar en ella las fichas cuando se estaba jugando y se iba iliminando alguna de ellas.
La piedra en la que se encuentra grabado este tablero de juego puede no estar en su lugar original y haber sido reutilizada en donde se halla hoy en día y debido a la etapa de poblamiento anterior al medievo que hemos comentado por la que paso el yacimiento ( Edad de Hierro- Romanización), hasta podría corresponder a un momento anterior a la Edad Media, pero por la tipología y los surcos que posee nos inclinamos más a darle la cronología que hemos establecido para el castillo en plena actividad, esto es, los siglos XII y XIII. Posiblemente una pequeña excavación en el lugar en que se encuentra la citada piedra, nos aclararía alguna de estas cuestiones, que hoy planteamos.
Sería conveniente una limpieza adecuada de la superficie de la piedra para observar mejor el grabado y realizar un levantamiento de calco de papel y fotografías a diferentes horas del día o con luz nocturna.
También no estaría de más realizar una pequeña inspección por todo el conjunto arquitectónico del castillo, para poder localizar nuevos tableros.
Nota.- En las fotografías que nos ha mandado Carlos López, podemos ver en una de ellas, un detalle de la muralla del castillo y una de sus torres y en la otra, un detalle del sillar pétreo en donde ha encontrado el tablero de juego medieval objeto hoy de este comentario. Gracias una vez más a Carlos, por compartir su descubrimiento con todos nosotros.