jueves, 16 de agosto de 2012

JUEGOS DE TABLERO ROMANOS EN LA IGLESIA DE SANTA SOFÍA, ISTANBUL, TURQUÍA.(I)

 

 


A principios de este mes de Agosto, en viaje a la ciudad turca de Istanbul, antes de iniciar la visita turística tradicional a la bella iglesia de Santa Sofía, acompañado por Belén Portela , reparé en una zona excavada cerca de la puerta de acceso actual y puede contemplar diversos restos arquitectónicos  depositados en un pavimento, al que se accedia mediante una pequeña escalinata (de dos peldaños). Reparé de inmediato como en último peldaño y sobretodo en el inicio del citado pavimento pétreo, se encontraban grabados diferentes juegos de tableros, algunos bastante bien visibles y otros por desgracia, muy desgastados y borrosos y otros tapados en parte por alguna de las piezas arquitectónicas allí expuestas, como he mencionado, basicamente, monumentales cornisas y bellas basas de columnas.
Ya de vuelta en casa, estuve investigando los datos que poseemos de los citados restos arqueológicos, y pude encontrar algunas referencias a la zona excavada, pero como era de esperar, no se hacia mención alguna a los juegos de tablero que había visto.
A continuación, me referiré vagamente a los datos que poseemos de esta área excavada a la corresponde el edificio y con ello los grabados rupestres.
 Los restos arqueológicos corresponden a la segunda iglesia construída en dicho lugar, antes de iniciar las obras de la construcción de la iglesia que actualmente podemos contemplar, ordenada construir el 23 de Febrero del 532 por el famoso emperador Justiniano I.
Esta basílica anterior, que corresponde a la segunda levantada en dicha zona, la mandó construir el emperador Teodosio II (404 - 417 ) y fué inagurada el 10 de Octubre del 415. Según la tradición su arquitecto fue un tal Rufinus. Poseía techo de madera y por ello en los conocidos disturbios de Niká, sufrió un intenso incendio y se derrumbó, entre el 13 y 14 de Enero de 532.
De dicha iglesia, gracias a las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo por A. M. Schneider en 1935, podemos aún hoy ver algunas piezas interesantes, de mármol, destacando de todos ellos, unos relieves, que nos muestran doce corderos, que representan los doce apóstoles y que por lo que nos cuentan, originalmente formaban parte de una colosal puerta de entrada a la iglesia. También fruto de estos trabajos arqueógicos, realizados en el patio oeste, se encontraron diferentes basas y cornisas, que como ya dijimos están expuestas en el inicio del pavimento o piso original de aquella época, accediendo al mismo, mediante una pequeña escalinata de dos peldaños.
Por ello, lo primero que podemos decir de los tableros de juego localizados, en cuanto a su cronología, es que fueron grabados entre el período de construcción o funcionamiento de esta segunda iglesia y la destrucción de la misma. Esto es, entre el año 415 y el 532.
Se pudieron documentar cinco tableros de juego y otros bastante borrosos. De ellos, cuatro fueron grabados en el inicio del pavimento, al finalizar la escalizanta y otro, en el último peldaño, antes de acceder al mismo.
Se trata de diseños geométricos de líneas rectas formando formas rectangulares ( y en algún caso triangulares) y grupos de cazoletas. En uno de ellos, vemos la combinación de los tres: un rectángulo reticulado, con cazoletas en su interior y a sus extremos con pequeños triángulos.
En el siguiente comentario, pasaremos a analizar los citados juegos.
Nota.- En las fotografías que acompañan el presente comentario, podemos ver, de abajo hacia arriba: una vista general en donde se encuentran grabados los juegos de tableros; un aspecto parcial de la zona en la que se localizada el juego de tablero de juego número 1; un detalle del anterior; otra vista general de las escalinatas y pavimento original de la segunda iglesia, sacada del lado opuesto a la publicada anteriormente; y por último, uno de los numerosos tableros de juegos de tablero que nos han llegado bastante mal conservados, muu desgastados o borrosos o en ocasiones, como ésta, tapados parcialmente por las piezas arquitectónicas que se exponen en el inicio del pavimento y final de las escalinatas.