viernes, 17 de agosto de 2012

JUEGOS DE TABLERO ROMANOS EN LA IGLESIA DE SANTA SOFÍA, ISTANBUL, TURQUÍA.( y II)


 
 
 
 
 Iniciamos el análisis de los tableros de juego localizados, de derecha a izquierda, frente a las escalinatas, como se pueden contemplar en la actualidad.
El primero (Juego 1) lo poseemos cerca de un bloque correspondiente a una cornisa, encima del pavimento, al finalizar las escalinatas. Se trata de una forma rectángular, que posee líneas rectas paralelas y que forman una retícula de 5 x 2, formando 10 pequeños cuadrados. En el extremo izquierdo, podemos ver un pequeño triángulo, que se une por uno de sus vértices a la la intersección de las líneas rectas del rectángulo. Posiblemente en el lado contrario, podría poser otro que hoy no llegamos a ver.
A la derecha, existe un pequeño cuadrado muy borroso que podría corresponder a otro juego.
También hacia la izquierda, cerca de una basa, podemos observar una diseño cuadrangular o rectangular muy borroso e incompleto, pues parte del mismo se mete debajo de la citada basa.
El segundo tablero de juego (Juego 2), tambien en el pavimento original, nos viene dado por una forma rectangular dividida por rectas paralelas, de 8 x 4, formando 24 retículas y en el margen derecho inferior, podemos apreciar un triángulo similar al documentado en el juego anterior. Todo ello con reservas, en este caso, pues está muy borroso y el no poder acercarnos más para complobarlo mejor o sacarle un calco de papel, nos impide decir algo más concreto.
Casi debajo de éste, pero en el peldano último para acceder al pavimento, se puede contemplar uno de los tableros mejor conservados y singulares de todos los localizados (Juego 3). Nos viene dado por un rectángulo dividido por rectas paralelas que se cruzan, de 5 x 2, formando 10 pequeños cuadrados, que poseen todos ellos una sencilla cazoleta, pero bien marcada en su interior. A los extremos de los lados más pequeños del rectángulo, posee dos pequeños triángulos unidos por uno de sus vértices en el cruce de las líneas rectas del rectángulo, al igual que hemos visto en los anteriores. Completa este bello tablero, dos cazoletas de mayor tamaño que las antes citadas, situadas en los dos márgenes superiores del mismo. Su función para depositar allí las fichas de juego antes y durante del desarrollo del juego es indudable.
Luego posemos otro (Juego 4), grabado también en el pavimento, que presenta un diseño rectangular dividido por rectas, 5 x 2, formando 10 pequeñas retículas. Presenta un estado de conservación no muy bueno.
El último de los tableros (Juego 5), igualmente grabado en el pavimento, consiste en dos series de cinco pequeñas cazoletas paraleas entre si, formando un conjunto de diez cazoletas.
Finalizo este pequeño comentario, lamentando no poder haber estudiado mejor estos interesantes juegos de tablero (que en cierta medida me recordaron a los que pude ver también el el inicio del pavimento y en las escalinatas de la famosa Basilica Julia, en el Forum, en Roma), al no poseer tiempo, ni medios ni autorización en ese momento para ello. Por ello no se han dado medidas de los mismos y las formas de los estudiados se han estudiado en base a las fotografías realizadas y no (como debía de ser) a unos calcos de papel bien hechos o un reportaje fotográfico más profesional. También por las mismas circunstancias los numerosos grabados que corresponden a tableros borrosos o incompletos, no se han podido analizar debidamente.
Esperemos que en un futuro inmediato se lleven a a cabo los análisis en profundiad correspondientes, para inventariar todos ellos de una forma más segura y completa.
Nota.- En las fotos aqují publicadas, podemos apreciar de arriba hacia abajo: Detalle de los tableros de juegos 2 y 3; el tablero de juego 4; la ubicación del tablero de juego 5; detalle del tablero de juego 5; y por último, una vista parcial de la localización de los juegos de tableros 2 y 3 en el conjunto arqueológico.