domingo, 24 de julio de 2011

EL "ALQUERQUE DE III " DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL DE ALMAZÁN (SORIA)

De nuevo por la información y las fotografías que nos ha hecho llegar nuestro amigo e investigador de relojes de sol canónigos, Pedro Novella, podemos hoy presentar otro nuevo “alquerque de III” o también conocido como tablero de “tres en rayas”, en tierras sorianas, en la iglesia de San Miguel de Almazán.

Antes de hablar del nuevo hallazgo, hagamos un poco de historia sobre este edificio religioso. Tomando datos de la página web http://www.lafronteradelduero.com/Paginas/almazan_sanmiguel.html, podemos decir lo siguiente:

“La iglesia de San Miguel, producto de diversas épocas y estilos, procede, en lo que a sus componentes románicos atañe, de mediados del siglo XII, habiéndose debido iniciar su construcción en fechas próximas, pero posteriores, a la conquista definitiva de Almazán por Alfonso I el Batallador (1128-1129), cuando ya la ciudad había pasado a poder de Alfonso VII el Emperador y había quedado incorporada a Castilla.

El resultado de las actuaciones llevadas a cabo a lo largo del tiempo es una iglesia de tres naves con ábside y presbiterio, una galería meridional y una torre campanario sobre el primer tramo de la nave central. Sólo la cabecera y el primer tramo de las naves, con el cuerpo inferior de la torre, constituyen elementos netamente románicos, siendo la fábrica de ladrillo que remata el campanario de fechas no mucho más avanzadas; el tramo intermedio pertenece también en su mayor parte al periodo románico, si bien la bóveda de crucería de la nave central es gótica; el último tramo, del que se conservan los arranques primitivos, y el cuerpo sobresaliente que aloja el coro son de época barroca; por fin, la galería es obra reciente de adaptación de otra del siglo XVII y carece de interés arquitectónico”. Para los que quieran saber más sobre esta bella iglesia, les sugiero que sigan leyendo sobre la misma, en el enlace citado.

El tablero de juego o “Alquerque de III” lo podemos ver en un esquinal grande de la nave que ocupa dos hileras, la tercera y cuarta desde el suelo y mide aproximadamente unos 40 centímetros de largo por 30 centímetros.

Nos llama mucho la atención este particular. El estar grabado en un sillar el doble de grande de los otros que forman el conjunto de la nave. Esto nos hace pensar en una posible reutilización de esta piedra, que procedería de alguna remodelación de este templo, que como ya mostramos sufrió varias a lo largo de los tiempos.

El estado de conservación es bastante malo y nos cuesta mucho observar las ocho líneas que se cruzan en el centro del interior de esta figura rectangular.

Nota.- En la fotografía de arriba, una vista parciall de la iglesia y abajo, un detalle del grabado objeto de mención en este comentario (Fotografías de Pedro Novella)