domingo, 19 de julio de 2009

TABLEROS ROMANOS EN EL MEDITERRÁNEO ORIENTAL


Los viajes que normalmente se hacen, en vacaciones, a lugares arqueológicos, hacen posible, si los que los realicen, conocen algo del tema y van dispuesto a ello, a descubrir en las rápidas visitas turísticas a estos lugares,elementos arqueológicos que pasan desapercibidos a la totalidad del grupo e incluso al guía que acompaña a los turistas.
Es te es el caso de los tableros de juego grabados en superficies pétreas, que se localizan en su lugar original,esto es, lo que en arqueología, se llama "in situ" o reutilizados en construcciones diversas y que hacen más difícil su descubrimiento, pues en la mayoría de los casos, pueden estar medio ocultos por bloques de otras piedras o colocados en sitios de complicado acceso.
Gracias a la amabilidad de mis dos buenos amigos, Félix da Costa Pardo y María José González Rey, que gentilmente me han cedido las fotografías y la información, hoy puedo acercar a ustedes varios tableros de juego localizados por ellos, en diversos lugares del mediterráneo oriental, como vamos a ver a continuación.
Así, tenemos que en la mismísima ágora romana de Atenas, situada al norte de la famosa acrópolis griega que domina la ciudad, en medio de varias figuras cuadradas y rectangulares reticuladas, podemos apreciar claramente un "alquerque de nueve", algo desgastado por el tiempo, pero que nos habla de los momentos de ocio vividos en esta antigua plaza pública.
En la isla de Creta, ya en medio del cristalino mar, otra tablero del mismo tipo, pero en muy mal estado de conservación y que hace difícil el poder verlo con facilidad, podemos observarlo en un bloque marmóreo, al lado de dos cazoletas, que podían haber servido para depositar en ellas las fichas del juego.
Ya en lo que es lo que se conoce como Asia menor, en la actual Turquía, en la conocida ciudad romana de Éfeso, ciudad jónica sobre el Egeo, pudieron documentar dos tableros de "alquerque de nueve", en el lugar que hoy ocupan los restos arquitectónicos de la denominada iglesia de San Juan. Se diferencian entre si, por las diferentes surcos que presentan.Uno de ellos, ya muy gasado, presenta una sección en "U" y en cambio, el otro, mejor conservado, posee un surco en "V". Este dato, sin lugar a dudas, ya nos habla de una diferente cronología para uno y para el otro. También en este yacimiento arqueológico, poseemos numerosas figuras reticuladas en formas cuadrangulares y rectangulares, en varios sillares, a lo largo, de la que se en la actualidad se conoce como "vía del marmol".
Tengo que recordar, para los que le interese, que en otro comentario ya publicado hace tiempo, traté de otros dos tableros de juego", estos de de forma circular, también localizados en esta ciudad romana, que pueden consultar si así lo desean en este mismo blog, en una entrada anterior.
Por último, ya en Jordania, en la región de Gilead, en la también conocida ciudad romana de Gerasa o mejor dicho, Jerash, que corresponde, según las fuentes clásica de la época, con la antigua ciudad de Decápolis, tenemos otro tablero de juego grabado en una piedra de uno de los enlosados existetnes en la misma, del tipo "alquerque de nueve", pero presentando una variante del mismo, que nos viene dada, por las líneas que parten de los vértices de los cuadrados y que los unen entre si.
Hasta aquí una enumeración de lo encontrado. Ahora comienza el estudio más al detalle de lo que se nos ha ofrecido y que estudiaremos más adelante.
Como ya hiciera en otra ocasión parecida, animo a las personas que hacen viajes por cualquier lugar y sienta pasión por la arqueología, que miren con atención todo lo que se les muestra a sus ojos, pues puede estar, esperando a que lo descubran, un tablero de juego olvidado, por ejemplo.

Nota.-Ilustran este breve comentario, de abajo hacia arriba, podemos ver el tablero mencionado del Ágora romana de Atenas; el localizado en la isla de Creta; los dos de Éfeso (Turquía) ; y por último, el documentado en la ciudad romana de Jerast (Jordania). Todas las fotografías de este comentario fueron realizadas por Félix da Costa Pardo.