miércoles, 26 de diciembre de 2007

SOBRE LOS JUEGOS MEDIEVALES DE TABLERO DE LA CATEDRAL DE OURENSE



La primera noticia que tenemos de la existencia de diseños geométricos grabados en la catedral de Ourense, que podrían relacionarse con tableros de juegos medievales es de 1935. Tienen que pasar bastantes años, hacia finales del siglo pasado, para que se retonen los estudios y ya se identifiquen como auténticos juegos medievales, aunque faltaba un trabajo monográfico sobre los mismos, cuestión ésta, que se está realizando en la actualidad y en breve saldrá publicado.
En total tenemos catalogados seis tableros de juego que corresponderían a tres " alquerques de nueve"; dos "alquerques de doce"; y finalmente una "Tabulae lusoriae", a modo de reticulado o ajedrezado.
Es interesante destacar que los tres tableros correspondientes al "alquerque de nueve", son diferentes entre si. Sólo uno posee la forma tradicional de los tres cuadrados concéntricos, poseyendo sus lados por su parte intermedia, unidos a los otros. Luego poseemos una variante del mismo, que consiste en que de las esquinas vemos como salen unas líneas que unen igualmente los dos cuadrados primeros. Por último, la otra variedad es más compleja, pues posee dos líneas diagonales que cruzan en su totalidad a los cuadrados, por lo que podría usarse dicho tablero también para jugar al conocido "tres en raya". Con ello estaríamos delante de un diseño geométrico en el que podría usarse para jugar dos tipos de juegos medievales diferentes. O bien podría tratarse, como dijimos anteriormente, de una variante del tablero del "alquerque de nueve", que tendría otras reglas de funcionamiento diferentes a las que conocemos para el "alquerque de nueve" conocido tradicionalmente, por el Libro de Juegos de Alfonso X el Sabio.
La mayoría de los tableros (menos uno) se encuentran en las dos bancadas interiores de la pared sur de la catedral de Ourense. De hecho un "alquerque de doce" se halla en una esquina de la esquina de la primera bancada pétrea; y los demás, en la segunda bancada, a continuación de la citada anteriormente. Allí tenemos que otro "alquerque de doce", también se encuentra en la esquina; a continuación viene el "reticulado"; luego el "alquerque de nueve" y "tres en raya"; y finalmente, teniendo por medio una base de una columna románica, un "alquerque de nueve"pero éste, con el diseño tradicional. Es curioso señalar que encima de los juegos, en tres sillares de la pared, se puede ver una espléndida cruz potenzada y a sus lados, dos signos lapidarios, bastante frecuentes en este tipo de elementos en las construcciones religiosas de esta época.
Para finalizar, destacamos la situación estratégica que se eligió para el lugar que fueron grabados, pues se encuentran al fondo de la iglesia, alejados lo más posible del lugar de Culto y así pasar desapercibidos por el público en general, que seguía habitualmente las misas y rezos que se realizaban en la zona del altar de la catedral.
Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario, la segunda bancada adosada al muro sur, con tres de sus tableros de juego medievales; y en la otra, una bella perspectiva del cimborrio de la catedral, desde uno de los tejados de la catedral, que sólo puede ser apreciado, desde arriba.