jueves, 2 de octubre de 2008

LOS TABLEROS DE JUEGO EN TORNO A LA IGLESIA ROMÁNICA DE AUGAS SANTAS (OURENSE)

En este segundo comentario nos vamos a detener en los restos de grabados de tableros de juegos, localizados cercanos a la iglesia románica de Augas Santas, pues ya hemos analizado en el comentario anterior, los tableros de juego documentados en el interior de la misma.
El más espectacular de los tableros de juego localizados corresponde a un "alquerque de doce", que se encuentre grabado en una piedra reutizada en el muro que en dirección Sudeste-Noroeste, va desde el lateral norte de la iglesia a la esquina de la fachada principal de la pequeña capilla de Santo Tomé y que sirve de separación de este lugar y el cementerio parroquial situado detrás del mismo. La piedra que posee el grabado es un sillar de 28 centímetros de ancho y 55 centímetros de largo y está situada justo al lado del segundo escalón de la bajada que hay en la zona. Podría faltar parte de la misma en su zona alta ( unos 10 centímetros) y su equina izquierda está fragmentada.
El diseño geométrico que representa corresponde como comentamos anteriormente, a un tablero de juego de los conocidos como "alquerque de doce", mostrándonos hoy en día, un rectángulo de 25 centímetros de ancho por 35 centímetros de largo. Todo el posee un total de 12 retículas de unos 10 centímetros de lado y con una pequeña diagonal que las cruza. Este conjunto reticulado nos viene dado por los surcos que forman el rectángulo y dos líneas rectas y paralelas, que salen de los lados verticales y por tres surcos, de las mismas características, que parten de sus lados horizontales. Observando como algunos surcos parecen continuar hacia la parte alta, nos puede estar evidenciando que el tablero originalmente poseía otra hilada más de pequeños cuadrados de 10 centímetos y por ello, su anchura sería ya de 35 centímetros y la totalidad de retículas formadas de 16. Con ello, la figura presente sería un cuadrado y no un rectángulo, como ha llegado hasta nosotros.
Tapado en parte por un cenotafio o monumento funerario, ubicado en la fachada principal, cerca de la entrada, pudimos documentar parte de un "alquerque de nueve", que posee unos 28 centímetros de largo y 20 centímetros de ancho, hasta la cazoleta central que posee, pues como dijimos, parte del mismo, está oculto por la citada construcción. Los surcos están muy borrosos, pero son visibles restos de los tres surcos paralelos, que evidencian este tipo de tablero.
Por último y con las debidas reservas, por su mal estado de conservación al estar grabados en unas losas de obligado paso por ellas, tenemos dos diseños geométricos más, que podrían corresponder también a otros dos "alquerques de nueve", uno de ellos, situado en una piedra de 84 centímetros de ancho y 152 centímetros de largo, en la entrada de la fachada norte, es visible sólo su parte izquierda y ésta mide, 34 centímetros de largo y 14 centímetros de ancho. El surco varía de 2 a 1 centímetro de anchura, pero es muy poco profundo. Finalmente el otro, se localizada delante de la entrada principal de la iglesia, justo luego de subir los cuatro peldaños de la escalera que da acceso a ella. De los restos de este diseño, sólo podemos apuntar que el cuadrado más interno mide 12 centímetros y de los siguientes son muy difíciles de poder decir sus medidas, pues sus lados se pierden en la superficie gastada por el tiempo.
Tengo que agradecer a Jesús y Aisa Pexegueiro el acompañarme y estudiar "in situ" estos grabados., así como a María del Mar Feijo. También y de forma especial a D. Venancio Rodriguez Caballero, vecino de Vigo, que me puso en la pista del extraordinario tablero de juego de "alquerque de doce", que en mi primera visita a la zona, no logré localizar,.....
Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario, tenemos de la parte superior a la inferior las siguientes fotografías: Vista general del ábside de la iglesia, desde el Naciente; posibles restos del "alquerque de nueve" de la puerta lateral norte y portada principal; y finalmente, el extraordinario "alquerque de doce", reutilizado en el citado muro cercano a la iglesia.